Regresar a actividad
 
Actividad

Descubre una manera fácil y sana de endulzarle el día a tus hijos.

Descubre una manera fácil y sana de endulzarle el día a tus hijos.
 

Quiero compartir una maravillosa receta que va a causar sensación en tu casa. Cuando se trata de postres, sabemos que encontrar uno saludable y nutritivo para nuestros niños puede ser un gran reto. Descubre las Bolitas de Mantequilla de Maní sin Horno, un postre que te permite brindar a tu familia la nutrición que necesita con los sabores que a ellos les encantan. ¡Y lo mejor es que no tienes que encender el horno!

Vas a necesitar:

1 taza de avena arrollada old-fashioned

¼ taza de almendras en láminas, picadas

2 cucharadas de semillas de chía

1/8 cucharadita de canela

una pizca de sal

¼ taza de mantequilla de maní cremosa

¼ taza de mantequilla de almendra

¼ taza de miel

¼ cucharadita de extracto de vainilla

¼ taza de chispas de chocolate

¼ taza de maníes tostados con miel (honey roasted peanuts) (finamente picados)

1/8 cucharadita de aceite de coco

Instrucciones:

  1. Mezcla la avena, las almendras, las semillas de chía, la sal y la canela en un bol grande.

  2. Mezcla la mantequilla de maní y la mantequilla de almendra en un bol pequeño.

  3. Pon la mantequilla de maní y la mantequilla de almendra en el microondas por 30 segundos.

  4. Añádele la miel y el extracto de vainilla al bol con la mantequilla de maní y de almendra y mezcla todo.

  5. Deja que se enfrié y vierte la mezcla sobre la avena. Mezcla bien con espátula.

  6. Una vez que esto esté completamente mezclado, añádele 2 cucharadas de chispas de chocolate.

  7. Haz bolitas (como de golf) con la masa y después pásalas por un plato con maní molido.

  8. Enfríalas en la nevera.

  9. En un bol pequeño, mezcla 2 cucharadas de chips de chocolate con el aceite de coco.

  10. Pon el bol en el microonda, en intervalos de 30 segundos, hasta que el chocolate se derrita.

  11.  Saca las bolitas de avena de la nevera y cúbrelas con chorritos de chocolate.

  12. Vuelve a ponerlas en la nevera por 3 horas como mínimo. Sírvelas.

 

Si estás tentada a probar este postre antes de que esté listo, no te culpo. ¡Es exquisito! Ahora tus hijos comen un "postre" más sano. Eso es algo que merece celebrarse. ¡Pero ojo... vas a tener que prepararlo muchas veces, porque te lo van a pedir más y más!